Jorge Punzón Herrero: Medalla Nacional en el XCE Eliminator

Entrevista al ciclista porriñés que sigue coleccionando insignias, llevando el nombre de su pueblo más allá de las fronteras nacionales.

Tras varias temporadas cosechando excelentes resultados, este porriñés dedicado al cross country olímpico y al ciclocross y especializado en el cross country eliminator vuelve a subirse al podio es dos competiciones de máxima exigencia, exponiendo una capacidad física y técnica que inscribe su apellido en la historia de la categoría de MTB y da un paso más en la consolidación de Porriño como cuna del deporte ciclista y cantera de notables corredores.

 

R - Hola Jorge, lo primero de todo gracias por prestarte a realizar esta entrevista, y enhorabuena por los resultados.

J – Gracias a vosotros por darle algo de visibilidad a esta disciplina que está en auge y que se está haciendo un hueco en nuestro país, prueba de ello, la consolidación de una copa del mundo de XCE Eliminator en Barcelona, sobre todo en este año tan difícil.

 

R - ¿Qué sensaciones te llevas a casa de esta competición?

J – Después de la evidente cancelación del 99% de las pruebas, poder competir en un campeonato nacional y una copa del mundo en el mismo día es increíble y exigente. He estado entrenando todo el año para distintas pruebas que parecía que se iban a celebrar y al final se cancelaban la última semana, por lo que casi no me lo creía cuando estaba viajando hacia Barcelona y hasta que llegamos allí, no me lo quería creer.

Esto es un problema a nivel psicológico, la motivación cuesta mantenerla sin un objetivo claro y consistente. Había que confiar en que se celebraría la copa del mundo, finalmente la última semana se confirma que, aprovechando su estructura, también se realizaría el campeonato de España de la modalidad. Después de tanto tiempo entrenando de forma tan específica para una modalidad muy diferente a las salidas convencionales en bicicleta, sabía que podía hacerlo bien y me fui con el objetivo claro de disfrutar del día. Tenía que disfrutarlo!

Posiblemente era la única carrera que iba a correr ese año y mi primera participación en una copa del mundo. Solo podía volverme contento de allí.

 

R - Se ejecutaron las dos carreras en un plazo muy corto de tiempo. Teniendo que gestionar el descanso, tomaste la difícil elección de abandonar la copa del mundo en la final de consolación para poder entregarlo todo en la siguiente, ¿Qué se te pasa por la cabeza cuándo tienes que tomar tal decisión?

J – Estaba muy entrenado pero había que ser realista, el circuito no me favorecía demasiado y se decidía absolutamente todo en la salida. La primera prueba fue la copa del mundo y realice un tiempo intermedio en la contrarreloj contra los mejores. Pasé las dos primeras tandas, pero la tanda de semifinal fue muy dura y claramente era el más débil de esa parrilla de salida. Me tocó contra el actual campeón del mundo, el segundo y el que había hecho la mejor crono ese día.

Entré tercero pero quedé fuera de la final, pues solo clasifican los dos primeros de cada ronda. Una vez vi esto y que estaba fuera de las medallas, decidí no correr la final de consolación que decide los puestos de 5º a 8º. Eran las 3 de la tarde y a las 4 empezaba el Campeonato Nacional.

Uno tiene una capacidad limitada de esprintar repetidas veces y es un número que va bajando en cada salida, por lo que no tuve ninguna duda. Me quedaba con un 8º puesto y me guardaba una bala para el campeonato de España.

Sigo contento con esa decisión.

 

R - ¿En qué aspectos te ves más fuerte?, y por el contrario ¿en cuáles crees que debes mejorar?

J – Uno de mis puntos fuertes sobre la bici de montaña es la técnica, algo fundamental en esta modalidad, lo he entrenado mucho siempre me ha gustado y desde pequeño las cosas en este sentido me salen solas, no tengo que machacarlas demasiado.

También me considero “rápido” para mi peso en los sprints y la capacidad para repetirlos, me encanta trabajar la capacidad anaeróbica. Es algo que siempre me ha gustado.

La gente suele pensar que este trabajo en torno a esfuerzos explosivos de 30, 40 o 50 segundos no es tan duro como las series largas que se acercan más a la hora de duración o las clásicas series de 20 minutos. Pero cuando eres exigente contigo mismo y aprendes a sufrir al máximo durante 40 segundos llega a ser un trabajo agotador psicológicamente. Hay que estar muy concentrado y motivado si no es mejor quedarse en casa.

Como punto a mejorar, necesito competir más en este tipo de carreras de eliminación, prácticamente no hay carreras aquí. Suelen desarrollarse en terreno urbano y un fallo fue menospreciar el tipo de obstáculos que me encontraría en la prueba, la tija telescópica y una nube en las ruedas, y cambiar la posición del cockpit me hubiera permitido rodar más rápido en el circuito. La configuración de la bicicleta no fue ni de lejos la correcta, no podía pasar rápido los obstáculos, mi posición era demasiado agresiva. Lo corregiré.

Por otro lado, quizás necesite seguir ganando peso para esta modalidad, conseguí subir de 65 kilos a 70 para esta carrera en un plazo de 4 meses más o menos pero me cuesta mantenerme así, bajé mucho durante el confinamiento y lo pagué.

 

R - Sin duda este tipo de competiciones necesita de una fortaleza psicológica excepcional, ¿de dónde sacas esa mentalidad competitiva de superación?

J – La mentalidad competitiva la saco de mi padre sin duda y de mi familia en general. Soy así desde pequeño, me gusta ganar y cuando se me mete algo entre ceja y ceja es difícil que me desvíe.

Cuando descubrí las carreras de mountain bike hace 7 años, empecé con los maratones, siempre apretaba hasta la misma línea de meta y al final de la carrera, con 4 o 5 horas iba mejor que los demás por lo general, soy muy peleón y eso en estas carreras tan cortas hace mucho, pelear la posición metro a metro.

 

R - Eliminator, solamente el nombre ya impone respeto, ¿En qué se basa esta modalidad, qué exigencias características tiene?

J – El desarrollo de la prueba es muy sencillo. El circuito de menos de 1 kilómetro y menos de 2 minutos de duración, por lo general es técnico, ya sean obstáculos naturales o hechos a medida: escaleras, saltos, rock garden, peraltes, etc. Suele haber una larga recta llana o con un ligero porcentaje en subida, donde se suele decidir la carrera e imponer el más rápido.

Primero se realiza una contrarreloj individual al circuito para establecer los cajones de salida y clasificar a los 32 mejores tiempos. A partir de aquí empiezan las rondas eliminatorias. Los corredores se enfrentan en rondas de 4 corredores según sus tiempos en la contrarreloj inicial. El mejor tiempo de cada ronda elige la calle de salida, ya que es muy importante elegir la calle mejor encarada a la primera curva u obstáculo. Los dos primeros de cada tanda de 4 pasan a la siguiente ronda.

Así desde dieciseisavos de final hasta la gran final, en la cual se enfrentan los cuatro mejores corredores de la carrera. Por lo tanto, tenemos una contrarreloj y cuatro rondas de carrera, con periodos cortos de recuperación que se suele estar en el rodillo para mantener la activación y la concentración y tener las piernas listas para la siguiente ronda.

La principal capacidad condicional utilizada en esta modalidad donde prima la fuerza es la capacidad anaeróbica y su resistencia a estos esfuerzos junto a la habilidad técnica del ciclista.

A nivel psicológico, tienes que creer que vas a ganar, porque en 1 segundo de despiste te meten el manillar y no suele ser fácil adelantar en estos circuitos.

 

R - Este año 2020 ha sido un año muy atípico, y el mundo de la competición sin duda es un claro ejemplo de ello, ¿cómo afecta en tu vida deportiva la situación actual?

J – Ha sido un año que nos ha puesto a prueba a todos, creo que los que realmente disfrutan de la bici han tenido suerte, me he encontrado casi todo el año entrenando solo por unas y por otras, pero he disfrutado casi tanto como cualquier otro.

Tenía objetivos a largo plazo y si no llega a haber ni una carrera realmente hubiera entrenado casi lo mismo, disfruto de las salidas largas, de las salidas intensas, de los paseos con mi novia en bicicleta y de cualquier cosa que sea en la naturaleza, el monte me ha dado vida y disfruto mucho en él.

La competición me impone una disciplina extra pero podría vivir sin ella, yo voy a seguir siendo competitivo hasta con el vecino o compañero de grupeta.

 

R - Sin duda los resultados obtenidos conllevan un sacrificio paralelo, y son varias las temporadas rindiendo a un alto nivel, ¿qué pilares fundamentales están detrás de tu carrera deportiva?

J – Ahora se ven algunos resultados pero durante muchos años los resultados no eran en forma de medalla o de trofeo, eran un puesto 25, la capacidad de poder correr una temporada completa y disfrutarlo, la capacidad de superar momentos malos con la bici o fuera de la bici, utilizar la bicicleta y saber que puedes disfrutar de ella de cualquier manera ya es un premio.

Muchos ciclistas se obsesionan con los resultados y no disfrutan y al final no rinden a su máximo, lo sé por experiencia. Si te involucras en objetivos que tengan que ver contigo mismo y te centras en tu rendimiento y no te quedas solo con lo que pase en las carreras, acabarás rindiendo más y disfrutaras del deporte competitivo.

Paulo de la Fuente, Gadepa, me lo ha enseñado todo sobre el entrenamiento fuera y dentro de la bicicleta y fuera y dentro de la competición. Asimilar derrotas, triunfos, Ha estado en los malos momentos y ha sido el culpable de mis mejores momentos deportivos.

Desde que entreno con él, mi concepto de entrenamiento es muy diferente a la de mayoría de entrenadores que solo se fijan en números, los ciclistas son personas, no máquinas, eso nunca va a funcionar y si funciona, se acabará pronto.

Si hablamos de pilares tanto mi padre como mi madre son fundamentales, siempre me han apoyado, son los que hacen posible todo, yo entreno pero ellos son los que lo hacen posible. Han sido muchas carreras cada fin de semana durante años, casi no recuerdo ninguna a la que no hayan venido. Frío, barro, calor insoportable en julio, lo aguantan mejor que yo (risas).

 

R - ¿cómo compaginas un calendario tan exigente con la realización de unos estudios superiores?

J – Siempre he trabajado y estudiado a la vez mientras he estado entrenando. Actualmente no trabajo, pero no por voluntad, hay tiempo para todo.

La carrera que estoy acabando está por encima de la bicicleta. Estudio ciencias de la actividad física y el deporte, por lo que no me cuesta estudiarlo, quiero dedicarme a eso y el entrenamiento y la disciplina de la bici diría que me ayuda, más que ser un estorbo.

Correr 40 carreras en un año y estudiar deja pocos fines de semana libres, pero no me

importa, los días que más madrugo son los sábados y los domingos para andar en bicicleta.

 

 R - Echando un vistazo hacia delante, ¿tienes en mente el ciclismo para tu futuro como profesional del deporte?

J – Sin duda, mi futuro está en el deporte y concretamente en el ciclismo. Es mi idea desde hace años y ya ayudo a gente a conseguir sus objetivos deportivos.

Mi experiencia en las carreras y la preparación de estas me serán de mucha ayuda como entrenador en un futuro a medio plazo. Conozco el entrenamiento, tengo los conocimientos académicos y sigo formándome y me gusta.

R - Sin duda compartir gentilicio con un gran competidor es un orgullo pero, desde tu punto de vista, ¿qué se siente al ver tu nombre entre los mejores competidores a tan alto nivel?

J – (risas) No considero estar entre los mejore al más alto nivel, me considero un ciclista medio que entrena duro para conseguirlo, tengo los pies en la tierra mi futuro no es ser ciclista profesional, nunca ha sido mi objetivo.

Rendir al máximo nivel que me permitan mi realidad económica y mi tiempo para entrenar si está entre mis objetivos, pero de ahí al más alto nivel hay mucho. Seguiré trabajando para rendir lo máximo posible, carrera a carrera mientras pueda, cuando llegue el momento de restarle horas al entrenamiento para dedicársela a otras cosas lo haré y seguiré disfrutando de la bici.

 

R - Cualquier/a corredor/a joven de escuelas ciclistas y clubes con categorías cadetes o juveniles que quiera llegar lejos en este mundo tiene los ojos puestos en tu trayectoria, ¿Qué consejo o consejos les brindarías para que lograsen sus objetivos?

J – Mi consejo creo que sale un poco reflejado a lo largo de esta entrevista: disfrutad de la bici y contactad con un profesional de la educación física especializado en el entrenamiento ciclista. Muchas veces, nos obsesionamos con metas a corto plazo y no vemos más allá.

Estoy cansado de ver ciclistas junior que plantan antes de los 18 años, o de sub23 quemados por entrenadores “prehistóricos” con ideas de entrenamiento totalmente obsoletos, que realmente no tienen ni idea de lo que significa una planificación a largo plazo de un deportista.

Conozco en primera persona jóvenes quemados que casi aborrecen la bicicleta, cada edad es para lo que es, en categorías inferiores competición sí, pero hay que respetar la libertad de los niños y de los no tan niños, poco a poco, paso a paso. El riesgo del sobreentrenamiento y de la desmotivación y el abandono en estas edades en parte se debe a desconocimiento del entrenador mezclado con las ganas que tienen sus padres de que su hijo se convierta en Contador a los 16 años.

 ¿Nadie llevaría a su hijo a un médico que no haya estudiado medicina verdad? No dejes a tu hijo entonces en manos de un entrenador no cualificado. Ser entrenador va mucho más allá de mandar series por vatios.

 

R - Por último, nos gustaría darte la oportunidad para que agradezcas, recuerdes o menciones a los que siguen y apoyan tu excelente trayectoria.

Muchas gracias Jorge y quedamos a la espera de más logros que sumar a nuestra historia deportiva.

A mis padres, a mi novia, a mi entrenador y a mi psicóloga deportiva, a mis amigos, a la grandísima e inigualable grupeta “consejo de sabios”, a la federación gallega de ciclismo y a mis patrocinadores, Bioracer Spain y Cementos Cosmos.
Y por supuesto a mis rivales, por mantener mi motivación por las nubes.

Fotografía por @Crispiglesias

Escribir un comentario
PorriñoDigital. es recuerda: Será declinada toda responsabilidad derivada de las afirmaciones realizadas por sus usuarios. La sola publicación de comentarios en las noticias implica la aceptación de esta condición. Se ruega moderen el tono de sus afirmaciones en aras a mantener un talante dialogante y educado.


PorriñoDigital.es nace como un proyecto de jóvenes emprendedores porriñeses con ganas de dotar a nuestra villa de un espacio de comunicación local.
Tú eres parte de nuestro proyecto, trabajamos para tí.

Secciones

Redes Sociales

Suscríbete